Monday, March 22, 2010

(otras vidas)




Cuando reencarne en árbol,
seré jacaranda.




Aunque la jacaranda es él.

( con todo y la masculinidad de un árbol femenino.)









A pesar de las raíces que destruyen todo a su paso. (y de los acentos en los lugares incorrectos)

sí, lo he decidido.
Cuando reencarne en árbol, lo haré en el jacarandá.

Saturday, March 20, 2010

(secretos)

busco


secretos






¿quién me cuenta los suyos?



Friday, March 19, 2010

(círculo de poesía)

http://circulodepoesia.com/nueva/2010/03/un-cuento-de-kelly-a-k-re-encuentro/


Re-encuentro





(6 de noviembre 2006)



Se ahoga.

Lo sé porque todas las palabras que debía haber emitido hace años y siglos y segundos no las dice.

Olvidó

cuáles eran dentro de la autoflagelación que vive en las asperezas de su devenir.





Si no respira no puede hablar, pero también olvidó lo que era respirar.

El aire en algún momento tenía la textura de aceite hirviendo color azul claro, como el mar caribe arrasado por huracanes que únicamente querían platicar con las palmeras.



Eras tú así.

Cuando te conocí no hablabas, los sonidos no tenían tu voz, y su significado era ajeno a cualquier cosa que se albergara dentro de la constelación de tus emociones.

Veías las estrellas con saudade y llorabas como esos cocodrilos que conocimos juntos; esperando a que alguien llegara a hacerte reír,

o simplemente a dormir a tu lado para que las pesadillas no osaran meterse entre

tus párpados.



Así eras tú.

Cuando intentaba meterme dentro de tu caparazón para ver las acuarelas desgastadas por el granizo, pintando el pavimento de tu dolor.

Me veías

y tus pupilas se agrandaban, invitándome a entrar, mientras tus brazos se cerraban en torno a tu pecho, huyendo de cualquier caricia que mis ojos invadieran tu ser.



En algún momento me enamoré del fantasma que sabía que no eras tú, pero que me otorgaba la paz de saber que quizás,

adentro,

te podía encontrar.



Nuestras conversaciones se limitaban a los contornos de nuestros cuerpos.

Y nunca entendiste lo que mis manos dibujaban sobre tu espalda.

Historias de nuestro pasado que nunca compartimos,

historias de los sueños que no tuvimos,

historias del presente que se escapaba entre nuestros dedos.

Te enamoraste de mi, de mi eterna búsqueda dentro de tu suspiro. Creo.



7 nov



Perdí mis sueños dentro de ti.







18 de septiembre 2006 – 9 marzo 2010



Decidió que era momento de renacer.

Había perdido palabras,

buscó durante todo un día y cuatro noches;

en momento de insomnio inconsciente, notó sus dedos inflamados.



La parte de los dedos más lejana de la mano parecían ampollas,

suavecitas,

cual dedos de rana buscando dónde engancharse para observarte durante varias horas.



Corrió desde el tapete en el que estaba acostada,

la habitación empequeñecía

y manos se arrastran por el suelo.



Las ventosas inexistentes tomaron lo que buscaban:

una pluma.



Y comenzó a escribir.



Todas las palabras que se habían escabullido por entre sus pensamientos acabaron en sus dedos, deseando ser escritas.



No sé si debería decir qué fue lo que escribió aquella madrugada y tres días más.

Basta con decir que toda su piel quedó marcada de aquellas palabras que ella no había podido pronunciar por tanto tiempo.



Se le olvidó que también

a las palabras

se les pierden cosas cuando se aglutinan así.











19 de noviembre 2006 – 9 marzo 2010



en un viaje al desierto descubrió que ella también tintineaba,

como las estrellas.



Tal vez era un manto negro que cubría una infinidad

luz,

y un niño travieso con unas tijeras, comenzó a hacerle agujeros para que nosotros viéramos luces a millones de años de distancia.



¿Ella era un agujero, o una luz?



Viajó en el universo,

viajó en su infinito,

viajó en un atardecer que parecían olas de color que se embuchaban encima de la oscuridad.

Se encontró a si misma,

viendo cómo un arbusto

contrastaba sus espinas

con los colores

que las montañas presentaban ante un testigo único.

Ella.

Wednesday, March 17, 2010

Friday, March 12, 2010

Monday, March 8, 2010

Traurigkeit (Pausa) (para ti, D)

Hoy, hoy cumplirías 33. Edad fatídica, espiritual, caótica. Hoy debieras ser mayor que yo.

Tu retrato existe como pausa en mi devenir. No podría imaginarte de 33.

Soy mayor que tú, ahora.

Tu cara estática, pausada, en el tiempo, ahogándose entre las hojas del calendario del segundero.

Tu imagen y tú. No sé cómo serías si todavía estuvieras. Cómo sería yo.

Sin una pausa en el tiempo. Extrañarte no ha pausado.

Hoy me permito extrañarte más, un poquito más que siempre, porque hoy, hoy no estás.



Hoy prendo 33 velas alrededor de la silla en la que me siento.

Treinta y tres velas,

que se derritan,

nadie las apagará,

tu soplo se desvaneció.



La luz de tu presencia rebosa. La luz de tu ausencia hoy es menos tenue.

Hoy me permito suponer.

Conjeturo qué harías, cómo tu mirada cambió con todo lo que viviste después de los 24 años. Supongo cómo serías, imagino.

Hoy imagino todo lo que no será.

Hoy me permito el hubiera, porque así, tal vez, extrañarte duele un poquito menos.



(Ovaciono tu / mi vida. La muerte no fue más que un pretexto para muchas otras metáforas, incluyendo celebrar tu cumpleaños sin ti. )



(tantos amigos me rodean con tu nombre, como si fuera un destino kármico que has decretado para que tu nombre me cuide, siempre).



Hoy la pausa que tiene tu cara en mi memoria duele, un poco más.

Friday, March 5, 2010

(bata azul)






La bata azul quiere abrirse. Sabe que alguien más podría ver lo que siente en su parte interior, e ignora las contraindicaciones morales.

La bata azul refleja el iris que no sabe a dónde mirar.



Se desespera, refleja sueños que dijeron demasiado de lo que no debía decirse en voz alta. Eso.


¿Y si sí? ¿por qué?




se abre, ahora, sin preguntar, ombligo expuesto y un poco más.


Demasiado para ahora. Demasiado por ahora.


Bata bifurca en ojos. Exposición. Expuesta. Exhibida. Abierta.

Inhibida. (Vulnerable).


Ostentación

de una bata en su entera libertad por desnudar.




Vulnerabilidad.






(esos pedazos de tela que no saben…)

Wednesday, March 3, 2010

(transposición: planetas enanos y desaparición del tiempo)


y si nos movieramos unos segundos en la temporalidad...
unos segundos más, unos menos... De
pronto, como Plutón cuando dejó de ser planeta para convertirse en algo más. Ah, pobre pedazo de materia descubierto en 1932, al que le quitaban el nombre otorgado 70 años antes, el epíteto anterior a su nombrar. Luna Charon sin alucinar, sin alunar. Ahora, nos quitan varios segundos al día.
¿Nos los quitan? ¿quién? ¿terremoto de ponderaciones científicas?


¿Cómo sugerir la disminución del tiempo en el día de alguien? ¿Cómo medir el tiempo?
Mi tiempo ha adquirido una forma matemática sumamente eficiente y sencilla, la transcribo:

tiempo = actividades realizadas + pensamientos recordados x intensidades vividas / sorpresas de la vida x absurdos cotidianos (tiempo del reloj - tiempo figurativo)

y una más para aquello de los sistemas solares y las decepciones científicas (y sus incongruencias con los sueños y las ensoñaciones):

planetas = los que ejercen efecto sobre mi vida - los que deberían ejercer efecto gravitacional / científicamente probados + cantidad de lunas que poseen x afecciones sobre mis sueños

(Prisencolinensinainciusol)

Indeedly!

couldn't resist.

http://www.boingboing.net/2009/12/17/gibberish-rock-song.html?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed:%2Bboingboing/iBag%2B%28Boing%2BBoing%29


Tuesday, March 2, 2010

(liviandad)


búsqueda ¿futil?
sinónimos. sino ni modos.
vamos, sí se puede, susurrando. sí.

hoy tomé la decisión de no hacerlo más.

liviandad sin livianizar. Liviándome liviandad liviana. Ligereza.
Esa, todo.
y ya...



(( ))

( un paréntesis es un momento para respirar ) ( un paréntesis es un silencio para soñar ) ( un paréntesis es un espacio para estar )